El Monasterio de la Cartuja de Granada

El Monasterio de los Cartujos de Granada, también conocido como La Cartuja de Granada, es uno de los mejores ejemplos del barroco en España. Este monasterio fue habitado por monjes cartujos, una orden religiosa que fue fundada en Francia por San Bruno en 1804, en Chartreuse. Los monjes cartujos practican la austeridad; viven sus vidas en riguroso ayuno y silencio y dedican su tiempo a la oración, el estudio y el trabajo manual. Los cartujos tenían hasta 24 monasterios en España; hoy en día hay 4 monasterios habitados por los monjes, en Burgos, Valencia, Barcelona y Zaragoza.

El Monasterio Cartujo de Granada, comenzó a construirse en 1516 por mandato de Gonzalo Fernández de Córdoba (el Gran Capitán) y terminó a mediados del siglo XVIII; los monjes vivieron en este monasterio hasta 1835. Algunas partes del monasterio se han perdido, como el gran claustro; sin embargo, otras partes están en excelente estado de conservación.

En la entrada, hay un camino empedrado en blanco y negro que conduce a una fantástica escalera hecha por Cristóbal de Vílchez; en la parte superior de la fachada hay un escudo de España y una imagen de San Bruno en mármol blanco. El claustro es el centro del monasterio y desde allí una gran cantidad de puertas comunican todo el monasterio; desde algunos de sus ángulos se puede ver la torre de la iglesia. Desde el refectorio se puede acceder a una habitación pequeña, generalmente con una fuente, donde los monjes se lavaban las manos antes de comer. La sala de este monasterio, hoy sin fuente, está decorada con un retablo de Sánchez Cotán que representa a los apóstoles San Pedro y San Pablo. Otras pinturas también de Sánchez Cotán representan la construcción del primer monasterio cartujo, dos obispos cartujos y la virgen con el niño.

El templo es de estilo de una sola nave, dividido en tres partes. La primera para la gente del pueblo, la segunda para los no profesionales y la tercera para los monjes. La sala está decorada con cuadros de Sánchez de Cotán; las puertas están decoradas con conchas, marfil, plata y ébano por José Manuel Vázquez. Las paredes están lujosamente decoradas e incluyen estatuas que rodean seis pinturas que describen la vida de la Virgen. El altar mayor está decorado con madera y espejos.

Detrás del altar principal y separado de la iglesia por una puerta de cristales venecianos, puede encontrarse la sacristía. En la sacristía, la arquitectura, la pintura y la escultura se fusionan creando una de las creaciones más bellas e impresionantes del barroco español; fue construida por Francisco Hurtado Izquierdo entre 1704 y 1720.

Un pequeño piso cuadrado soporta un torbellino de energía, que se eleva hacia arriba con la intención de exaltar el tabernáculo, en el cual yace el cuerpo de Cristo. El baldaquín central y los pares de columnas en las esquinas avanzan y se proyectan hacia el centro de la habitación. Dos figuras pintadas en la parte superior de cada una de las jambas de las puertas muestran el camino a seguir.