Genil y su puente romano, testimonio de la historia

Lo primero que uno suele pensar al escuchar el nombre de Granada es en su pasado árabe, que realmente caló mucho en todo su territorio, ya que este pueblo pasó la gran mayoría de su etapa en España afincado justo en esas tierras. Y es cierto, la cultura árabe marcó mucho la sociedad de ese entonces, y mucho más en tierras andaluzas, como no podía ser menos después de 800 años de estancia en la Península. Pero créeme, Granada no es sólo musulmana, porque hubo una gran cantidad de pueblos que también vivieron allí, y dejaron su marca de un modo u otro.

La cuenca de los ríos son zonas que siempre cuentan la historia de primera mano, pues suele ser junto a ellos donde cualquier pueblo que llega a un nuevo territorio empieza a crear una comunidad. El río Genil, que nace en las montañas de Sierra Nevada y acaba desembocando en el Gualdalquivir, es un buen ejemplo de ello, pues ha sufrido este fenómeno en sus tantos kilómetros de cuenca. Numerosos núcleos de población surgieron junto a sus orillas, y por supuesto también junto a ellas se construyeron puentes, una nexo imprescindible para unir las poblaciones de una y otra rivera.

El puente romano del río Genil a su paso por Granada es una muestra perfecta de estas construcciones tan útiles como hermosas y duraderas. Lo mejor del caso es que este puente, que en la actualidad puede ser atravesado solamente por peatones, es en su mayoría de manufactura árabe, bien documentada su construcción en los archivos históricos de la ciudad. Sin embargo, gracias a sus arcos, son muchos los expertos que creen que se construyó bajo las ruinas de un homólogo de la época romana; y aunque no fuera así, eso es lo que ha quedado en el imaginario de los habitantes de la zona, que lo ha llamado así durante muchos siglos, y lo sigue llamando en la actualidad.

No es el único ejemplo, sin embargo, de un puente de estas características en la Comunidad andaluza. Otro también muy famoso, por su tamaño y su belleza, es el puente romano de Córdoba, que cruza el Guadalquivir en su pasa por esa ciudad; también existen otros en otras provincias, como el de San Pedro de Alcántara, el de Medina-Sidonia, el de Carmona o el de Villa del Río.

Ciudad milenaria y cuna de varias culturas

Para cualquier viajero que aprecie las cualidades del lugar donde viaja, más allá del ocio o la diversión (que también son muy válidos, claro que sí), Granada es sin duda un lugar clave al que ir más tarde o más temprano. La ciudad andaluza situada al sur de España, capital de la provincia del mismo nombre, es rica en historia y cultura; además de todo esto, la Alhambra y otros monumentos, una vida nocturna impulsada por los estudiantes y el esquí y el senderismo en la cercana Sierra Nevada, hacen de Granada el lugar perfecto para veranear, ya que ofrece un descanso del calor del verano de otras ciudades andaluzas como Córdoba o Sevilla.

Sin embargo, el verano ha pasado ya, así que por supuesto habrá que buscar otras atracciones en la ciudad; y no dudes de que las encontrarás. Pero antes, quizá estés interesado en saber algunas curiosidades históricas sobre la ciudad, que realmente está llena de ellas.

Granada ha estado habitada continuamente por humanos durante al menos 2500 años, originándose como un asentamiento ibero-celta antes del establecimiento de una colonia griega en el área. Bajo el antiguo dominio romano, Granada se desarrolló como un centro económico de la Hispania romana, con la construcción de acueductos, carreteras y otras infraestructuras. Con la caída del Imperio Romano, la ciudad fue gobernada por los visigodos antes de ser reconquistada por el Imperio bizantino, manteniéndose todo el tiempo como un centro estratégico militar y económico para la región.

La conquista árabe del 711 trajo el dominio islámico a la Península Ibérica y Granada se estableció rápidamente como una de las principales ciudades de Al-Andalus; como sabes, el nombre musulmán de la región. Se introdujeron nuevas prácticas agrícolas a medida que la antigua infraestructura romana se utilizaba para el riego, lo que llevó a una gran expansión de la ciudad a medida que crecía desde el valle del río hasta las colinas actualmente ocupadas por la Alhambra y el Albaicín, con un importante asentamiento judío , el Realejo, existente dentro del pueblo. Después de la caída de Córdoba en 1236 ante la Reconquista cristiana, la ciudad se convirtió en la capital del Emirato de Granada, y durante los siguientes 250 años Granada se erigió en el corazón de un reino poderoso y autosuficiente con la construcción del palacio real y su fortaleza, la Alhambra.

Las escaramuzas continuaron entre el Emirato de Granada y la Corona de Castilla, y a fines del siglo XV la Reconquista cristiana puso su mirada en Granada. Después de una campaña militar dirigida por los Reyes Católicos, que incluyó un asedio de la ciudad amurallada, el rey Boabdil de Granada se vio obligado a rendir la ciudad en 1492, poniendo fin al dominio árabe en la Península Ibérica y marcando el final de la Reconquista. Como se esperaba, la llegada de los castellanos a tierras granadinas trajo consigo no sólo un cambio de gobierno, sino también de sociedad y de religión: los cristianos pronto obligaron a los residentes judíos y musulmanes existentes a convertirse a su fe, y comenzaron a hacer cambios significativos en la apariencia de la ciudad en un intento de ocultar su carácter musulmán, incluida la sustitución de la mezquita principal de la ciudad con una enorme Catedral y la construcción de un gran palacio cristiano en el corazón de la Alhambra. La persecución contra los musulmanes y los judíos hizo mella, y con el tiempo la ciudad comenzó a sufrir pérdidas económicas a medidas que estas comunidades abandonaban sus hogares y las tierras de Granada.

Granada siguió siendo una ciudad en gran parte de estilo medieval hasta bien entrado el siglo XIX, atravesando muchas crisis económicas y viendo gran parte de su patrimonio arquitectónico destruido. Sin embargo, en la última mitad del siglo XIX, Granada se incorporó a la red ferroviaria nacional y a las primeras agitaciones del turismo gracias a la presentación de sitios como la Alhambra a una audiencia más internacional. Más tarde, la Guerra Civil hundió la economía de Granada, y persistió en gran medida como una ciudad burocrática y universitaria hasta finales del siglo XX, cuando la ciudad experimentó un período masivo de modernización y desarrollo que trajo nuevos negocios y visitantes a la ciudad. Hoy todavía se puede ver esta modernización en la reconstrucción de edificios antiguos en el centro de la ciudad y la expansión de la misma hacia los extrarradios municipales.