Genil y su puente romano, testimonio de la historia

Lo primero que uno suele pensar al escuchar el nombre de Granada es en su pasado árabe, que realmente caló mucho en todo su territorio, ya que este pueblo pasó la gran mayoría de su etapa en España afincado justo en esas tierras. Y es cierto, la cultura árabe marcó mucho la sociedad de ese entonces, y mucho más en tierras andaluzas, como no podía ser menos después de 800 años de estancia en la Península. Pero créeme, Granada no es sólo musulmana, porque hubo una gran cantidad de pueblos que también vivieron allí, y dejaron su marca de un modo u otro.

La cuenca de los ríos son zonas que siempre cuentan la historia de primera mano, pues suele ser junto a ellos donde cualquier pueblo que llega a un nuevo territorio empieza a crear una comunidad. El río Genil, que nace en las montañas de Sierra Nevada y acaba desembocando en el Gualdalquivir, es un buen ejemplo de ello, pues ha sufrido este fenómeno en sus tantos kilómetros de cuenca. Numerosos núcleos de población surgieron junto a sus orillas, y por supuesto también junto a ellas se construyeron puentes, una nexo imprescindible para unir las poblaciones de una y otra rivera.

El puente romano del río Genil a su paso por Granada es una muestra perfecta de estas construcciones tan útiles como hermosas y duraderas. Lo mejor del caso es que este puente, que en la actualidad puede ser atravesado solamente por peatones, es en su mayoría de manufactura árabe, bien documentada su construcción en los archivos históricos de la ciudad. Sin embargo, gracias a sus arcos, son muchos los expertos que creen que se construyó bajo las ruinas de un homólogo de la época romana; y aunque no fuera así, eso es lo que ha quedado en el imaginario de los habitantes de la zona, que lo ha llamado así durante muchos siglos, y lo sigue llamando en la actualidad.

No es el único ejemplo, sin embargo, de un puente de estas características en la Comunidad andaluza. Otro también muy famoso, por su tamaño y su belleza, es el puente romano de Córdoba, que cruza el Guadalquivir en su pasa por esa ciudad; también existen otros en otras provincias, como el de San Pedro de Alcántara, el de Medina-Sidonia, el de Carmona o el de Villa del Río.